www.fallenangelofrock.com


  • Responder al tema

<<CRÍTICAS NOVEDADES>> SHANNON - CIRCUS OF LOST SOULS (80/100)

Comparte

#HardRock_&_AOR
Fallen Angel Gold

MENSAJES : 1300
13032013

<<CRÍTICAS NOVEDADES>> SHANNON - CIRCUS OF LOST SOULS (80/100)

Mensaje por #HardRock_&_AOR




SHANNON - CIRCUS OF LOST SOULS

80/100


Discográfica: Mad Association
Estilo: Hard Rock
Productor: Shannon


Formación:
Patrice Louis - Guitarra
Thierry Dagnicourt - Teclados
Olivier Del Valle - Cantante
Philippe Sassard - Bajo
Jean-Marc Anzil - Batería


Track List:
01. Ride To Live
02. Forever Now
03. Half Way To Heaven
04. Can't Stop The Rain
05. Don't Get Me Wrong
06. Dust To Dust
07. Death On The Run
08. Let's Make Rock
09. Kick It Down
10. I Don't Need You Anymore
11. In Your Eyes
12. Drive Me Crazy
13. Small Town Boy



Tercera entrega de los cuarentones franceses, un grupo al que no conocía en absoluto y que viendo lo que aquí nos traen, habrá que tener en cuenta, por la energía y vitalidad que en mayor o menor acierto desprenden en cada una de las canciones que componen este “Circus of lost souls”.

Para delimitar las fronteras musicales en las que se mueven estos mozalbetes se podría decir que practican un Hard rock melódico que incide unas veces en la fuerza (cayendo hacia el metal o hacia el hard rock según se tercie) y más o menos en la melodía y siempre con abundancia de ésta y en casi todas las ocasiones con gran calidad artística en cuanto a arreglos vocales y composición.
El sonido es sorprendentemente bueno y más si tenemos en cuenta que no hablamos de un grupo puntero en el género y que dudo que se dedique a esto profesionalmente.
Hay bastante abigarramiento sonoro, pero los instrumentos se distinguen bien y no satura la oreja; se puede decir que suena pleno.

El tono vocal de Olivier no es el más aproximado a mi ideal y es una mezcla del de Axxis y el de Bad Habit, pero parece solvente para este grupo... y camufla decentemente su acento materno.
El resto de músicos muestran veteranía y rayan a gran nivel por aportar detalles que son los que marcan la diferencia, en especial Pat el guitarrista, con un muestrario de riffs y técnicas de punteo impactantes y Jean Marc el baterista que roza la perfección en la mayoría de los temas.
En todo caso, la carga melódica viene de voces, teclados y guitarras siendo estas elemento destacado en cuanto a volumen y son la base musical en la que se sustentan.

Arrancamos motores con “Ride to live” una canción muy potente pero con la tara de que la estructura de su estribillo está muy sobada y oída.
Pueden sonar a unos Tje Magnificent pero con menos originalidad. Pasable.

“Forever now” es una canción con un tempo infernal para el batería por ser muy rápida para atacarla a bombo simple y muy lenta para hacerlo a doble bombo.
Suenan casi metaleros y el pre-punteo recuerda a Iron Maiden y el punteo lo confirma.
Buen trabajo de Jean Marc a los tambores y del invitado Tony Mills en las voces, aunque haya que buscarlo para distinguirlo.

Bajamos una marcha y nos encontramos con “Halfway to heaven” cuyo inicio con una rítmica sobre un punteo recordando a Europe a ratos, les hace volver a la senda del azucaramiento siendo el resultado final brillante.

La inevitable balada viene a ser “Can´t stop the rain” y el inicio a lo Scorpions amenaza ruina, hasta que llegamos a un estribillo que patea culos y que recuerda a Danger Danger, o a Harem Scarem con polifonías vocales estupendas a cargo de nada menos que el gran Harry Hess que canta el tema a medias con Olivier. Extraordinarios punteos a cargo de Pat que demuestra ser muy original. Si todas las baladas fuesen así, no las tendría tanto asco. Buenísima.

Subimos dos marchas para igualarnos con el “Quickstart my Heart” de Mötley Crüe al cual emulan en la acelerada “Don´t get me wrong”.
No se les da mal y la carga melódica también es importante, aunque me gustan más con una velocidad inferior.

“Dust to dust” tiene un comienzo terriblemente metalero que se suaviza poco después para desembocar en un puente y un estribillo con unos coros poderosísimos que recuerdan a Stratovarius cortesía de Tony Mills que pone en aprietos a Olivier para llegar a los tonos altos, pero ello no empaña el gran nivel del tema. Apisonadora.

En la primera escucha, la power metalera “Death on the run” con su original riff de guitarra/teclado que recuerda levemente al “Locked in” de Judas Priest, ya demuestra que es la mejor canción del disco, potente, melódica, y con un pasaje intermedio en el que se amuerman y rozan el paroxismo durante un inacabable punteo que posee una brillantez indudable.

Recuperamos ritmo y perdemos originalidad con la rockanrolera “Let's make rock” y su omnipresente órgano Hammond, que no oculta que su estructura y melodías suenan a oídas mil veces aunque nos haga mover el pie a su ritmo.

“Kick it down” parece un remake o secuela de la precedente a pesar de que al Hammond le acompañan unos vientos cibernéticos en el estribillo.
Tema fiestero pero muy repetido y repetitivo. Otro punteo de ¡Mon dieu!.

“I don´t need you anymore” cuenta con un inicio tan vulgar como el título, aunque mejora según avanza en una onda Gotthard. Los punteos espectaculares de Pat inundan la parte central y final del tema.

Inicio baladístico para ”In your eyes” donde suenan terriblemente a The Storm por los adornos de guitarras y la melodía del tema.
No es que sea una balada, más bien es un tema amable si es comparado con el resto. Impecable punteo final de más de un minuto que da pena cuando acaba. Apoteósica.

Una guitarra tocada solo con la mano izquierda anuncia la llegada de la rockera “Drive me crazy” en la que recuerdan a grupos de onda fiestera yankee como podrían ser Poison o Britny Fox. Marchosa y poco más...

Inicio de teclados para la cover del disco que pone fin al mismo y que es ni más ni menos que “Smalltown boy” de Bronsky Beat (que después se convertirían en los más conocidos The communards).
Es una canción que me harté de oir en todos los medios en mis años mozos y no por gusto precisamente y como es lógico, Shannon con su potencia, sus dobles bombos y demás parafernalia la mejoran considerablemente, pese a mantener los acordes de teclados que la hacen inconfundible desde el segundo diez. Brillante.

Resumiendo; se puede decir que es un notable disco en el cual y en mi subjetiva opinión han incluido demasiados temas fiesteros en detrimento de la corriente dominante que es el Hard rock melódico de mucha calidad y que es lo que les suena y me suena bien de verdad.
Aún así, hay 8 ó 9 temas de muchos kilates, bastante originales y realmente potentes, en cuanto a sonido y calidad.
Han sido una grata sorpresa y demuestra que en todos los sitios cuecen habas, los vecinos del norte también.

AUTOR: Óscar L. González (Mendometal)
Compartir este artículo en : Excite BookmarksDiggRedditDel.icio.usGoogleLiveSlashdotNetscapeTechnoratiStumbleUponNewsvineFurlYahooSmarking

  • Responder al tema

Fecha y hora actual: Miér 07 Dic 2016, 19:13